El Cuna de Acordeones (2014)

18/9/14 0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


Hernán Baquero Bracho. La antítesis del “Cuna de Acordeones” fue su festival folclórico realizado en el año de 1971, cuando un grupo de jóvenes de la época, se empeñó en revivir las fiestas patronales que eran de tanta resonancia y atraían devotos de Santo Tomas. Este puñado de emprendedores decidió hacer una semana cultural que fue el primer Festival Folclórico de Villanueva. Recordar es vivir, esos emprendedores fueron entre otros: Eduardo Fernández Borrego, Tirso Fragozo, Publio Daza, Francisco “Franco” González, Serafina Ferreira de Orozco, Laureano Ospino, José Celedón Baquero con sus coordinadores de barrios: Hernán Daza Orozco, Adalis Guerra, Lucho Guerra y Hugues Rosado JR, todos, bajo la coordinación del siempre recordado Antonio Serrano Zúñiga y del doctor Juan B. Chirino y la invaluable colaboración de otro grande de las fiestas patronales de este pueblo “Franco” González, quién hoy está cumpliendo una misión al lado de Santo Tomas allá en el cielo.

Tomando como referencia este Festival Folclórico y las fiestas patronales de Santo Tomas de Villanueva del 18 al 25 de septiembre, nueve años más tarde es decir en 1979 y con base en a la efervescencia intelectual y cultural que si vivía en el Colegio Nacional Roque de Alba se dio el gran hito histórico en la residencia de la mamá de la dinastía de los Maestre es decir donde Doña Gloria Socarras para darle más relevancia a lo que se estaba viviendo en esta villa rica en cultura, en folclor y en dinastías de la llamada música vallenata. Con la asesoría del insigne hombre de radio, Julio de la Rosa e Insignares, del inolvidable abogado José Alberto Pareja Ariza y del parlamentario de la época Román Gómez Ovalle se dio inicio a una gran asamblea de villanueveros convocados por ese grupo de jóvenes para fundar nuestro Festival Cuna de Acordeones. La gesta de estos jóvenes fue la gloria inmarcesible de lo que vivimos hoy y se les conoce y se les reconoce como los verdaderos fundadores del Cuna de Acordeones: Rosendo Romero Ospino, Jesualdo Borrego Ramírez, Limedes Romero Ospino, Enalba Rosado Botello, Dairo y “Tilo” Sierra Rodríguez, Mercy Fernández Valverde, Milton Campo, Luis Celedón Milliam, Javier Gil, Alberto Elías Ramírez Borrego, Arnoldo López, Gloria Socarras de Maestre, Javier Romero, Iván Rosado Botello. Quisieron llamarlo a este primer festival e inclusive la papelería fue imprimida con el nombre de “Festival de las Piedras” con base en al remoquete cultural con que se nos identificaba, pero la sugerencia de Román Gómez Ovalle fue fundamental para el cambio de nombre.

El primer presidente fue Luis Celedón Milliam, su primer rey Jesualdo Bolaño. La personería jurídica se logró en el año de 1981 bajo la presidencia de Silvestre Martínez Peñaloza y el nombre de fundación se logró en el año de 1994 bajo la presidencia de Juan Carlos Mendoza Guerra. En la vigésima y vigésima segunda versión es decir en los años de 1999 y 2000 bajo la presidencia de Jaime Plata Suarez, vivió Villanueva una de las épocas más crueles de la violencia pero bajo su presidencia se realizaron dos grandes festivales. Bajo la presidencia de Alberto Murgas Peñaloza es decir en 1993, por primera vez un presidente de la Republica hace presencia en el festival como lo fue Cesar Gaviria Trujillo. Luego en la versión No. 23 es decir en el año 2001 y bajo la presidencia de José Carreño Bolaño otro presidente, Andrés Pastrana Arango engalana al Cuna de Acordeones con su presencia quien vino acompañado de su Ministro de Hacienda Juan Manuel Santos Calderón, hoy nuestro flamante presidente de Colombia.


Este año Villanueva, la “Capital Folclórica de La Guajira”, se verá engalardonada del 15 al 19 de octubre en su 36 versión como siempre bajo la presidencia que funge desde hace 10 años Israel Romero Ospino y bajo la Gerencia ejecutiva de Jaime Plata Suarez, quién ha venido cumpliendo un papel preponderante en bien de su tierra, con el acompañamiento de su consejo directivo como Betty Leonor Mendoza, Oscar Acosta Vanegas, Álvaro David Ramírez, Alberto Elías Ramírez, “Tico” Olivares Rodríguez, Alonso Salas Daza, la colaboración permanente de Anais Ibarra Daza, la vicepresidencia del profesional barranquero Decar Solano Solano y la excelente jefatura de prensa del reconocido periodista Aliskair de la Hoz Rodríguez. Este año el festival es en honor al cantante del pueblo y todo terreno Beto Zabaleta.

Sin Agua no hay Paraíso

26/8/14 0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


“Gustavo Bolívar dijo que sin tetas no hay paraíso,  pero creo que sin agua menos”.

Fabrina Acosta Contreras. Mucho se ha dicho, escrito y reflexionado respecto a la sequía en la Guajira, no pretendo redundar y cansar con el mismo tema, pero no puedo dejar pasar mi columna semanal, para expresar una reflexión que hice y que tiene que ver con lo siguiente: el problema va más allá de la escases del agua; se me ocurre entonces, llamar agua a un listado de cosas que impiden que la Guajira sea el paraíso que merece ser: la corrupción histórica, la explotación (exagerada) de nuestro suelo, la indiferencia ciudadana, la discriminación sociocultural, el egoísmo y la desesperanza aprendida.

En este sentido, la sequía no se soluciona (exclusivamente) con las donaciones de agua que en todo el país se están recolectando, no quiero decir que eso esté mal, al contrario todo lo que sume al bienestar de las comunidades es bienvenido; lo que debemos reflexionar es que estas buenas obras se convierten en placebos que a la final son dañinos y además sirven de distractores que no aportan a las soluciones de problemáticas arraigadas en nuestro territorio.

Sin agua, sin transparencia, sin igualdad, sin inclusión no hay ni habrá paraíso y menos un pequeño diseño de un nuevo edén. En la Guajira, debemos superar varias sequías para comenzar a darle la bienvenida a las nuevas formas de gestionar, crear, administrar y construir sociedad.

Pareceré una optimista (patológica) y hasta fastidiosa, pero repito que la revolución que le falta a la Guajira es la del amor, la igualdad y sacudirnos de nuestras zonas de confort que tanto daño le hacen al desarrollo.

Sin agua no hay paraíso, pero ¿qué es el agua? El agua es el detonante de muchas sequias padecidas, las brechas sociales que impiden percibirnos como humanos iguales, por ejemplo: unos sin una gota de agua y muriendo literalmente de sed y otros que no ahorran agua porque la abundancia les impide ver la realidad, así es la Guajira un escenario de desigualdades que día a día cobran vidas y mutilan opciones de evolución social.


Las nuevas generaciones merecen una bonanza de igualdad y equidad, de humanización, para ello requerimos reinventarnos desde la alianza entre úteros tejedores de paz y testosteronas sensibilizadas, es la hora, de trascender del estadio de crisis hacia el de co-construcción social; pero lamentablemente seguimos buscando y esperando soluciones mágicas de afuera cuando ninguna transformación comienza de fuera hacia adentro, sino en sentido contrario de adentro hacia afuera. ¿Qué esperamos para lograr el paraíso – “apasionadamente siempre perfectible”?

Apoyemos el Festival

0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


Hernan Baquero Bracho. Todo lo que está sucediendo en torno al Festival Cuna de Acordeones es preocupante y da para varias reflexiones. No hay que ocultar que una falta de planificación y de gestión tiene “al cuna” en la crisis de la versión actual. Las discrepancias que el consejo directivo de la fundación tiene con la administración municipal deben ser subsanadas al menor tiempo posible.

Las críticas constructivas de los expresidentes del festival como “Beto” Barros Mattos, Rodrigo Daza Cárdenas, “Cao” Mendoza Guerra y del director del programa de opinión “La  Matraca” Juan Celedon Gutiérrez deben ser asumidas como tales y no como ataques personales a los directivos del Festival y deben tener la sindéresis de aceptarlas como beneficio de inventario y como mejoramiento en el tema gerencial. Las reflexiones pueden ser de este corte: una, a los demonios no hay que creerles ni cuando dicen la verdad; dos, la ignorancia es temporal pero la estupidez dura para siempre; tres, la fama es como la flor, que tan pronto  brota, muere, y la marchita el mismo sol que la hizo nacer; cuatro, cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace, cuanto más presume una persona, mayor es el fastidio de la sociedad hacia él y quinta, el envidioso crea la calumnia, el chismoso la difunde y el idiota la cree.  

Pero lejos de todas estas reflexiones que son el pan de cada día en el trascurrir de la cotidianidad del pueblo villanuevero, lo esencial y primordial es nuestro festival que es el único patrimonio histórico y cultural con que cuenta Villanueva. El festival que este año llega a la 36 versión, ha sido la construcción de un sueño que un grupo de villanueveros forjaron por su tierra, que visionaron en bien de su cultura, de su folclor y de su riqueza musical. Todo sucedió en el año de 1979 y desde esa fecha Villanueva ha sido siempre engalanada por esa gesta cultural y nuestro festival se ha mantenido incólume en la cima del éxito y del reconocimiento no solo regional sino nacional, donde el sol no solo ha brillado para el festival vallenato sino que en segunda instancia esa misma luz ha esculpido en letras inmarcesibles la gloria del Cuna de Acordeones de nuestra natal Villanueva.

Ahora la circunstancias han cambiado en diferentes facetas, que en la mayoría de los casos no ha sido por culpa del consejo directivo y su presidente ejecutivo, un icono y mito viviente del vallenato Israel Romero Ospino. Su figura preclara, probo y sin macula en todas las actuaciones de su vida no solo folclórica – musical sino personal. Él nos representa con decoro en el ámbito nacional e internacional, es la figura indiscutible del festival así a otros no les parezca y otros vivan atizando hogueras de la disocialidad, del encono y de la egolatría que tanto daño hace hoy y mueve los cimientos de la credibilidad y de la confianza de una raza pujante como ha sido la villanuevera.  
      
Desde que el cuna y su festival comenzó a brillar en el horizonte, es decir desde sus inicios Israel Romero como buen villanuevero se ha convertido en un gran colaborador, de eso no hay la menor duda y desde hace 10 años ejerce con lujo de competencia la presidencia del Cuna de Acordeones y lo otro que le da la razón total al “Pollo Isra” es que el festival jamás ha sido politizado en toda su historia, por ello se ha plantado en la raya para que “El Cuna” se conserve en la originalidad para el cual fue creado y fundado.


Entonces amigos villanueveros, lo más importante que tiene Villanueva y su mayor patrimonio es el Festival Cuna de Acordeones, y todos sin distingos de ideologías, de clases o de color político debemos darles un sí rotundo a nuestro festival y apoyarlo con nuestras acciones. Como lo están haciendo el senador Bernardo Elías Vidal, el joven profesional villanuevero Jaime Luis Lacouture, el profesional barranquero Decar Solano y el gobernador José María Ballesteros, entre otros. Debemos ser proactivos y no reactivos. La unión hace la fuerza, no nos dejemos tentar por voces disonantes que en nada conducen al éxito sino al fracaso y eso no lo podemos permitir desde ningún punto de vista. Es festival es tuyo, es nuestro, es de todos y como tal debemos actuar en los momentos de crisis, porque en las dificultades es donde debemos mostrar nuestra templanza y nuestra unidad. Termino como lo expresara Martin Luther King “para tener enemigos no hace falta declarar una guerra, solo basta decir lo que se piensa”  

Taller “Protección Integral a la Mujer: estrategias para la atención

0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


Con la misión de aportar a la transformación social, a través, de un trabajo social-comunitario en el tema de equidad e igualdad de género, la Campaña Evas y Adanes sigue trabajando por su principal objetivo.

Es por ello que entre el grupo de acciones que se han establecido para lograr su cometido de una Guajira que viva sin miedo, se realizará el Taller “Protección Integral a la Mujer: estrategias para la atención”, el cual se realizará el 29 de agosto de 2014 a las 8:30 am, en el Punto Vive Digital de la Biblioteca Liceo Padilla.

Este evento, al cual está invitada toda la comunidad guajira, será realidad gracias  a la alianza estratégica que la campaña ha venido realizando con la Dirección de Mujer de la Alcaldía Mayor de Riohacha, y el apoyo técnico de la Secretaria de la Mujer y la Equidad de Género del Atlántico.


Como invitada especial estará María Peinado Díaz, una abogada especialista en derecho de familia, con amplia experiencia judicial adquirida, así como Greys Jiménez Barrios, quien es psicóloga de la Universidad del Norte, Magíster en Violencia Intrafamiliar y de Género de la Universidad de Costa Rica con gran experiencia en la coordinación y ejecución de proyectos sociales con enfoque de género y derechos humanos; las cuales son funcionarias de la Secretaria de la Mujer y la Equidad de Género del Atlántico.

Algo está pasando

19/8/14 0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


Hernán Baquero Bracho. Algo está pasando en Villanueva. Su comunidad no cree o no le tiene confianza a su alcaldesa, menos a sus concejales, tampoco a los que integran el Festival Cuna de Acordeones, mucho menos a sus dirigentes en todos los órdenes. ¿Qué está pasando? ¿A qué se debe la crisis? ¿Dónde está el meollo de la situación? Razón tiene el amigo Juan Celedón Gutiérrez, quien dirige el programa de opinión”La Matraca” a través de la emisora villanuevera Viva FM cuando expresa “en lo único que están de acuerdo los villanueveros es en el desacuerdo” tremenda expresión de profunda reflexión.

Expresión esta que dio origen a la polémica que se ha formado con la realización del Festival Cuna de Acordeones que fue corrido para el mes de octubre, donde el expresidente del cuna, el exparlamentario, exdiputado, exdiplomatico y empresario Carlos Alberto “Beto” Barros Mattos, le salió al quite por este programa de opinión, con críticas constructivas al Consejo directivo del festival – el único patrimonio de que goza el pueblo villanuevero –por la falta de gestión y de planificación para su realización en esta versión y en un rife- rafe con el gerente de la fundación del festival, el arquitecto Jaime Plata Suarez, a quien no le gustó el comentario de “Beto” y mucho menos aceptó las criticas que el expresidente del cuna les lanzó de manera frontal, sin anestesia y de manera franca y directa  por una parte ante el pago de los premios de la versión del año pasado y mucho menos por realizar el festival este año en la quincena del mes de octubre del año en curso así como haber trasladado el festival de su sitio original al poli deportivo del barrio 11 de junio, defendió a su juicio y en nombre del consejo directivo los argumentos esgrimidos por “Beto” Barros.

Pero siempre sucede lo mismo en la tierra bella, el discurso de disociación es más importante que el de conciliación. Así sucede en la junta de acciones comunales, en la política que es el pan de cada día. Los villanueveros pareciéramos que sufriéramos del síndrome del cangrejo y mucho más del síndrome de la serpiente y la luciérnaga, donde el que brilla para el otro se convierte en una molestia enorme, lo que genera envidia, juzgamiento y encono del alma, ante la incapacidad y la misma mediocridad y además torpeza intelectual de diferentes escalas y colores.

Para escoger un candidato a una corporación pública también genera urticaria y los otros prefieren perder todo que aliarse en torno a la mejor opción. Así andamos siempre de tumbo en tumbo y si es para que alguien nos represente en el gobierno departamental o antes el gobierno nacional ahí tampoco nos ponemos de acuerdo al contrario atizamos la hoguera para el que tenga la mayor opción no llegue y preferimos no tener nada que fulano vaya a ocupar tal posición y surgen entonces las comunicaciones disyuntivas y los pasquines de mentes opacas y mediocres. Es la situación de la falta de credibilidad y de confianza entre unos y otros. Pareciera que siempre nos proyectamos hacia el fracaso y no hacia el éxito. La aureola de la envidia que como el virus mutante nos ha contagiado y se ha enquistado en todos nosotros y es cuando todas esas aristas nos convierten en ilusionistas de fracasados.

Los ejemplos son a montones. Vivimos en un frecuente choque de críticas que no conducen a nada antes por el contrario con estas críticas insulsas las aprovechan los de afuera para darnos palo y todo ello repercute en el accionar y en el mismo desarrollo de nuestro municipio. Además de críticas están los que mejor “juzgan” a cada uno de nosotros en cada esquina donde hacen trizas de acuerdo a las circunstancias: a los que están arriba son cuestionados por lo que adquieren, a los que están abajo son dilapidados sin ninguna consideración. Inclusive es casi prohibido hablar bien de nadie, porque nadie se merece que se hable bien de él o de ella. Las mujeres son las que peor libradas salen sobre todo en su moral donde no son quemadas con incensio sino con leña del infierno.


Razón tiene pues el amigo Juan Celedón Gutiérrez cuando lo expresa tajantemente que en lo único que nos ponemos de acuerdo es en desacuerdo. ¿Ahora si entienden por qué Villanueva está como está?    

Evas & Adanes en TEDxVillaCampestre

0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


La campaña Evas&Adanes se complace en informar a todos y todas, un logro que suma a la gestión de nuestra iniciativa ciudadana desde la cual, pretendemos aportar a la construcción de una  sociedad sin violencia basada en género como sendero a la igualdad y el desarrollo. 

La  Psicóloga  Fabrina Acosta creadora y directora de nuestra campaña,  fue escogida a través de un riguroso proceso de selección, como una de las ponentes para presentar una de las seis ideas audaces en el evento TEDxVillaCampestre  que se realizó el día 14 de Agosto.

TED es un evento anual que reúne a los pensadores y líderes más importantes del mundo para compartir ideas que son relevantes en cualquier disciplina, como: tecnología, entretenimiento, diseño, ciencia, humanidades, negocios, desarrollo.
(ampliar información en http://tedxvillacampestre.com/ )

Así mismo, es importante mencionar que esta es la segunda versión de TEDxVillaCampestre en Colombia, la cual se llevará a cabo en Barranquilla y tiene como objetivo central la presentación de Ideas Audaces, aquellas ideas que son capaces de emprender acciones poco comunes sin temer las dificultades.

TED en toda su historia ha incluido a conferencistas como Bill Gates, Al Gore, Jane Goodall, Elizabeth Gilbert, Sir Richard Branson, Nandan Nilekani, Philippe Stark, Ngozi Okonjo-Iweala, Isabel Allende y al ex Primer Ministro del Reino Unido Gordon Brown.

Fabrina ha sido reconocida por su trabajo comprometido con el tema de Género y desarrollo social, su amplia experiencia en dichos temas y las creaciones literarias a través de las cuales, pretende visibilizar el tema de las diferentes violencias basadas en género y aportar a la transformación social; Entre sus aportes podemos mencionar, el libro "Mujer sin Receta",  su próximo  libro "Evas culpables, Adanes inocentes" que se publicará en el mes de Noviembre del año en curso  y la creación de la campaña "Evas & Adanes"; gestiones que le han permitido, demostrar su compromiso con la construcción de un nuevo tejido social para nuestra tierra Guajira.

Además de tener la posibilidad de hablar del tema de Evas&Adanes, Fabrina compartirá escenario con personalidades de reconocimiento internacional y nacional, como Diego Molano exdirector  del Departamento de la Prosperidad Social  y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y actual presidente de la Fundación Bavaria, la Psicóloga Maria Mercedes Botero  Fundadora  de Inpsicon, Directora de la Especialización en Psicología Económica y del Consumidor de la Universidad del Norte, Isra García de origen español, que es uno de los pocos Ultraman que hay en el mundo, marketer, consejero, atleta, Ironman, Speaker y educador. entre otros personajes.

De esta manera, el mundo escuchará un ponencia desde la voz de una mujer Guajira. Fabrina refiere con la pasión que la caracteriza que: "Este espacio es la posibilidad de decirle al mundo que en la Guajira somos úteros de hermosas creaciones y socializar mi creencia absoluta en la construcción de un nuevo Edén, en el cual, hombres y mujeres acepten sus diferencias lejos de  las manzanas de discordia y de situaciones de conflictos y muy cerca a la revolución que le falta a la Guajira para alcanzar el verdadero desarrollo, la revolución del amor, la igualdad y el antimachismo"
  

Equipo Evas & Adanes

Acróstico a “MAFE” la reina de La Guajira

29/7/14 0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


Hernán  Baquero Bracho


Merece tu nombre un canto
Aderezado de estrellas
Recamado con el manto
Inquieto de lunas bellas
Alma de tierra mía

Fecundo tesoro de mi región
Eres eterna alegría
Rosa, perfume, canción
Nacida como emblema de hermosura
Así como sedante luz irisada
No solo de Villanueva, sino de la guajira entera
Demostrando no solo folclor sino exótica belleza
Asiento de la cordura

Damos gracias al Dios Todo poderoso
Ancora segura y plena
Zumo de la calidad humana
Aclamamos la belleza que en ti luce

Rebosaste la excelencia
Amor de tu pueblo te prodiga
Merece gloria de tu tierra hermosa
Inmarcesible tu raza
Robaste luz a una rosa
Exclamamos hada que la gloria induce

Zas de un eco de alma enamorada, hoy ungida con tu presencia  

La sed y la desesperanza del pueblo wayú

0 comentarios ¡Deja tu comentario aquí!


En el río no hay río. Mayulis Epiayo camina descalza sobre el barro tostado de la cuenca del río Ranchería, que nace en la Sierra Nevada de Santa Marta y que ya no alcanza a llegar a su vivienda, ubicada a 15 minutos de Riohacha, capital del departamento de La Guajira. Más arriba, aunque en hilitos, aún corre agua por el afluente.

La cuenca del río es como un túnel, hondo y larguísimo, bordeado por gruesas raíces de árboles centenarios de hasta cuatro metros. Mayulis vive con su familia en la ranchería Saa’n Wayú, que en la lengua de su pueblo, el Wayuinaiki, significa: ‘espíritu wayú’. La mujer, de 40 años, dice que hace dos años no llueve y que hace más de un mes el río se secó.

Allí, como en la mayoría de La Guajira, no hay servicio de acueducto. Nunca ha habido agua potable. El agua para beber, cocinar, lavar la ropa y bañarse, para alimentar a los chivos, la surten las lluvias o el río. Hoy no hay ni una cosa ni la otra.

A pocos metros, unos niños, como gallinas, escarban un hueco en la mitad de lo que era el río, frente a su casa. “Están covando”. Covar: arañar la tierra para sacar agua. Lo que sale es un charquito de agua revuelta, negra, que huele a podrido. Agua podrida. Es lo único que tienen y no es apta para el consumo humano. Y sí, se la tienen que tomar. “Hemos pedido que nos pongan un molino de viento, como hay en otros lados, pero nada”, se queja la mujer.

La sequía que azota a la zona norte del país, especialmente a La Guajira, se suma a una problemática histórica para esta región y el pueblo Wayú: la imposibilidad de tener un sistema efectivo de almacenamiento y suministro de agua. Eso lo explica Ricardo Lozano, exdirector del Ideam. A eso, añade el experto, hay que sumarle las condiciones naturales de su ecosistema: el desierto, vientos que soplan muy fuertes y que impiden que exista humedad que se pueda convertir en lluvia, y el impacto generado por el cambio climático que ha hecho que ya no llueva en una región donde llueve muy poco. Sí. La única posibilidad de tener agua depende de la lluvia. Y ya se ha dicho aquí no llueve hace dos años. Impensable un sistema de acueducto en pleno desierto y donde una ranchería puede estar a 15 kilómetros de la otra.

La Defensoría del Pueblo, en una visita hace pocos días, encontró un escenario de desolación y muerte. En el municipio de Uribia identificó a unos 17.000 niños desnutridos; en Manuare, a 18.000, y en Riohacha, al menos 2.000. La entidad reveló que la crisis humanitaria por falta de agua y alimentos que vive La Guajira le provocó la muerte a 23 niños en el 2013.

En los primeros seis meses de este año ya han enterrado a 15 niños por la misma causa. Sin embargo, añade la Defensoría, la Superintendencia de Salud estima que el subregistro puede ser muy alto, pues las comunidades suelen sepultar a sus niños cerca de sus terrenos y nadie más se da por enterado.

Más de siete mil cabezas de ganado también de han perdido por la misma causa. Y muchos chivos también. Es extraño ver que los chivos persigan a la gente, pero hay una explicación: lo hacen a la espera de que les den un poco de agua.

Atravesar el desierto

En el camino del casco urbano de Uribia hacia el Cabo de la Vela, a lo lejos, dos burros caminan sin dueño con varias pimpinas de agua amarradas sobre los lomos. A medio kilómetro vienen María Ipuana y su hijo Simón, de diez años.

María, tímida, la cabeza cubierta con una pañoleta para que el sol y los 42 grados de temperatura que azotan a La Guajira no le den tan duro, dice que todos los días debe atravesar el desierto, de lado a lado, dos o tres horas en total, para conseguir agua. Ella, Simón y los burros, que del mismo trajín diario ya se aprendieron el camino.

El agua la saca de un jagüey, en otra ranchería, donde aún queda un poco. Un jagüey es un reservorio de agua, una alberca natural, un mordisco que se le hace a la tierra para que pueda almacenar aguas lluvias. Se calcula que hay unos 500 en la Alta Guajira -el primero data del gobierno de Gustavo Rojas Pinilla, por allá en 1955- y la mayoría están secos. Y en los que aún brota algo, por la cercanía al mar, sale puerca y salada.

Según la Defensoría del Pueblo, de los 350 reservorios de Uribia –que es el segundo municipio más grande del país después de Cumaribo en el Vichada, con más de 8.200 kilómetros de extensión, más de 70.000 habitantes, 21 corregimientos totalmente dispersos-, solo uno tiene agua. En muchas zonas de este municipio gigante y mayoritariamente rural hay pozos y molinos de viento que aún proveen algo de líquido, cada vez más escaso.

En ese desierto que es el territorio sagrado de los Wayú aparecen niños, hombres y mujeres en bicicleta, en moto, o caminando, con galones de agua a cuestas. Todos hacen largas travesías para conseguir algo. Lo que se ve es un ritual perverso e inhumano al que, lamentablemente, muchos se han acostumbrado y resignado.

Aharón Laguna, propietario de la posada turística Apalanchi, en el Cabo de la Vela, cuenta que para conseguir agua tiene que contratar un carrotanque cada 15 días, que le cobra 300.000 pesos por llevarle unos 10.000 litros del líquido desde Uribia, donde hay un acueducto que funciona a medias. Eso, dice, es una infamia. Pero tiene que pagar porque no puede dejar a los huéspedes –la mayoría extranjeros que llegan a conocer ese paraíso salvaje del desierto anaranjado que se funde con un mar azul- sin con qué bañarse.

El hombre lamenta que una planta desalinizadora construida hace tres años en esa zona, y en cuya construcción se invirtieron más de siete mil millones de pesos, solo funcione de vez en cuando. “La planta siempre está parada, por una cosa o la otra”, gruñe.

Rubén Almazo, secretario de Gobierno de Uribia, afirma que además de la falta de lluvias el problema es la falta de recursos para garantizar el sostenimiento de obras como la planta del Cabo de la Vela, que pertenece a su jurisdicción, y otros microacueductos. El combustible para hacerlos funcionar es muy costoso.

Según Almazo, la reducción de regalías por la explotación minera es del 50 por ciento, debido al nuevo sistema general de regalías. Mientras en el 2012 eran 27 mil millones para la vigencia de ese año, la misma cantidad se dispuso para el 2013 y 2014. Un documento publicado por la revista Supuestos, de la Universidad de Los Andes, indica que La Guajira produce anualmente 32 millones de toneladas de carbón, lo cual representa el 50 por ciento de las exportaciones carboníferas del país.

Almazo recuerda, además, que el agua en Uribia no se paga como un servicio público, aunque por cada pimpina del líquido cada familia debe pagar, según él, entre 100 y 500 pesos, pues la empresa de acueducto es de economía mixta. “El agua que se distribuye es gratis”, advierte el funcionario, quien asegura que pese a la contingencia hay más de 80 carrotanques distribuyendo agua en lSeqa Alta Guajira. Pero reconoce que en esta crisis cualquier esfuerzo es insuficiente.

Denuncian negligencia

Los Wayú hablan en voz baja, pero denuncian negligencia, uso indebido de los recursos públicos y de las regalías, corrupción y abandono de los gobiernos departamental y nacional. El representante de una asociación de dirigencia Wayú de la Alta Guajira, quien pidió omitir su nombre por motivos de seguridad, dice:

"El derecho fundamental del agua de los Wayú no ha sido interpretado por la función pública acorde a las realidades de nuestro pueblo, es decir, a un sistema de representación descentralizado y a un modo de ocupación territorial dispersa por asuntos filosóficos y espirituales". El hombre insiste en que no solo hay sed: hay hambre. Mucha hambre y miseria en un departamento donde, según el Dane, el 58 por ciento de la población vive en situación de pobreza y otro 27,7 por ciento en pobreza extrema. Es decir: el 85,7 por ciento de los guajiros son pobres.

Ricardo Lozano, el exdirector del Ideam, advierte que los estragos del cambio climático se ven claramente en esta región del país.

"El cambio climático, ya se ha demostrado, esta haciendo que en ecosistemas de desierto como en La Guajira, donde no hay humedad, cada año la cantidad de lluvias sea menor".
Eso, añade, sin necesidad de un fenómeno de El Niño, que se avecina y puede desatar una crisis humanitaria aún peor.

Lozano también cree que debe existir una política de adaptación a los territorios y condiciones de vida de los Wayú, en el que intervengan todos los actores del estado: gobierno, salud, agricultura, minas y energía.

La Gobernación y la Corporación Autónoma de la Guajira han intensificado sus acciones para enfrentar la contingencia, puntualmente en el desarrollo de pozos profundos donde, ya se ha establecido, hay importantes reservas de agua. "Pero nos hemos demorado mucho", añade Lozano.

De regreso a Riohacha desde el Cabo de la Vela, los niños se asoman a a la carretera labrada en el desierto por las llantas de las camionetas cuatro por cuarto que transitan por allí, y estiran la mano. Piden comida, una botella o una bolsa de agua, cualquier cosa. Se ven flacos, desnutridos, y jadeantes por la sed.

Mayulis, la mujer que camina sobre la tierra cuarteada por donde solía pasar el río Ranchería, no cree que lo que le esté pasando a su pueblo sea culpa del calentamiento global. Ella, respaldada por la sabiduría de sus ancestros, dice: "Es Dios, que está bravo porque el hombre le ha quitado la sangre, el corazón y el cerebro a la Tierra".

Levanta la cara hacia el cielo y se queda mirando, como esperando un milagro.

JOSÉ ALBERTO MOJICA PATIÑO

Enviado especial de EL TIEMPO

 
Villanueva mía © 2011 | Designed by RumahDijual, in collaboration with Online Casino, Uncharted 3 and MW3 Forum